INTERRUPCIÓN LEGAL DEL EMBARAZO EN CDMX

Historia

La lucha social por el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres en México comenzó hace muchos años, y una de las primeras mujeres que alzó la voz sobre el aborto fue Ofelia Dominguez Navarro. Durante la Convención de Unificación del Código Penal en 1936, Navarro presentó una ponencia llamada “Aborto por causas sociales y económicas” que estaba basada en el trabajo de la doctora Matilde Rodríguez Cabo, ambas luchadoras feministas y fundadoras del Frente Único Pro Derechos de la Mujer, creado en 1935. Su propuesta consistía en que el estado regulara la práctica del aborto durante las primeras 12 semanas de gestación (Lamas, 2009). 

 

Treinta y cinco años después, durante la segunda ola feminista surgida en 1970, el discurso a favor del aborto adquiere mayor presencia en México. Es durante esta década que se dan las primeras conferencias públicas sobre el tema y que surge la expresión “maternidad voluntaria”, que implicaba la búsqueda de educación sexual en todos los niveles, mayor accesibilidad a métodos anticonceptivos seguros y el aborto como una última opción. Aún con el avance tan grande que había tenido el movimiento, la lucha sigue durante la década de los 80’s, cuando se presenta la iniciativa de ley Proyecto de Ley de Maternidad Voluntaria, misma que fue congelada por el Congreso (Lamas, 2009).  

 

El año 2000 fue un momento clave en la historia del debate sobre el aborto. Es éste el año en que se da a conocer el caso de Paulina, una niña de 13 años que fue violada en Mexicali, Baja California Sur; acompañada de su mamá, Paulina denunció el delito y exigió ejercer su derecho al aborto en caso de violación, pero fue persuadida por el personal del hospital y por el procurador de justicia del estado para no continuar con el procedimiento, utilizando argumentos que exageraban el riesgo implicado. El caso llegó hasta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Washington y el gobierno de Baja California se vio obligado a reconocer públicamente que había obstaculizado el derecho de Paulina; gracias a ella, la Secretaría de Salud emitió un comunicado reafirmando la obligación que tienen las instituciones públicas de salud de prestar oportunamente los servicios de Interrupción Legal del Embarazo, de acuerdo a los términos establecidos por cada estado. 

 

A partir de esto, el aborto se convierte en un tema central y en 2006 dos partidos políticos proponen una iniciativa de reforma que busca despenalizar el aborto en todos los casos. Es así como el 26 de abril del 2007 marcó un cambio radical en la historia de los derechos de las mujeres en la Ciudad de México, pues por fin, después de décadas de lucha, se aprueba la ley que despenaliza el aborto hasta la semana doce de gestación (Lama, 2009).

 

Edith Flores y Ana Amuchástegui, del Centro Nacional Equidad de Género y Salud Reproductiva, dicen que la aprobación de esta ley permitió una consolidación material y simbólica que fomenta el ejercicio del derecho que tienen las mujeres para decidir de forma voluntaria sobre la maternidad, permitiendo que ésta sea libre, informada y responsable ( Flores y Amuchástegui, 2012).

Referencias

Flores , E  y Amuchástegui, A. (2012). Interrupción Legal del Embarazo: reescribiendo la experiencia del aborto en los hospitales públicos del Distrito Federal. Género y Salud en Cifras, 10(1). Recuperado el 14 de mayo del 2020 de http://cnegsr.salud.gob.mx/contenidos/descargas/GySenC/Volumen10_1/Interrupcionlegaldelembarazo.pdf

 

Lamas, M. (2009). La despenalización del aborto en México. Nueva Sociedad, /(220), . Recuperado el 14 de mayo del 2020 de https://www.nuso.org/media/articles/downloads/3600_1.pdf

Si quieres apoyar, dona aquí

Casa de las Muñecas Tiresias

Casa de las Muñecas Tiresias es una Asociación Civil que se dedica a luchar por los derechos humanos de poblaciones vulnerables.

Correo: munecas.tiresias@gmail.com

Teléfono: 5543174334 / 5581694512

Recibe notificaciones mensuales

© 2020 by Casa de las Muñecas Tiresias A.C.