Buscar
  • Casa de las Muñecas

COMUNICADO 4º ANIVERSARIO DEL TRANSFEMINICIDIO DE PAOLA BUENROSTRO



El 30 de septiembre de 2016 fui testigo del transfeminicidio de Paola Buenrostro una amiga y compañera del trabajo sexual, desde ese día comencé a navegar sobre aguas turbias cuando decidí alzar la voz por este crimen y buscar justicia para Paola que murió en manos de un exmilitar quien la contrató en estado de ebriedad y a los pocos metros de haber arrancado con ella a bordo le disparó al interior de su coche. Antes de que abordara el coche de su cliente, Paola se encontraba conmigo y con otras dos compañeras más quienes vimos cómo el coche avanzó y a los pocos metros se detuvo, al instante escuché mi nombre a través de los gritos de Paola.

Corrí hacia el automóvil, pero el destino se me adelantó y al llegar al coche escuché las dos detonaciones de arma de fuego que le quitarían la vida a mi amiga. No conforme, el sujeto volteó hacia mí y desde su coche me apunto con su arma y jalo el gatillo, pero aún no era mi hora; el arma se encasquilló y no salió ninguna bala. Esa noche nos jugamos la ruleta de la muerte entre cuatro personas y le tocó a Paola, ella dio su vida para hacer un giro en la historia de las mujeres trans asesinadas en México y hacer un cambio de paradigma. Su muerte no fue invisible y tampoco quedó impune.

Desde aquel momento no paré de luchar contra las autoridades que todo el tiempo violentaron nuestro derecho a la identidad y que además nos negaron el derecho a acceder a la justicia cuando decidieron liberar al homicida de Paola por falta de pruebas. En ese momento yo estaba llena de ira y de coraje, pero la prioridad era recuperar el cuerpo de Paola para despedirla y darle una sepultura digna. En un inicio se negaron a entregármela argumentando que yo no era familiar, pero insistí en que yo era la persona más cercana a ella en ese momento y accedieron porque no les dejé otra opción.

Velamos a Paola dos noches con la expectativa de localizar a su familia y darles tiempo y oportunidad de despedirse de ella, cuando por fin lo logramos recibimos una negativa como respuesta. Para muchos padres y madres es impensable aceptar que sus hijos varones quieran vestirse como mujeres, maquillarse y jugar con muñecas y para nosotras –las mujeres trans– es casi inevitable renunciar a nuestra verdadera identidad, por eso debemos huir de nuestras casas y renunciar al afecto de una familia. Muchas veces, optamos por desaparecer y borrar cualquier rastro, pero el dolor del rechazo lo llevamos cargando en nuestras adicciones y en la falta de amor hacia nosotras mismas.

Los medios siguieron paso a paso el caso de Paola, todo quedó documentado; aquella noche en Puente de Alvarado minutos después del crimen, el velorio, el entierro, la protesta de cuerpo presente en Insurgentes cuando mis compañeras y yo decidimos hacer un bloqueo con el cuerpo de Paola después de que dejaran en libertad al homicida en la audiencia celebrada el 2 de octubre de 2016, donde el juez decidió no vincularlo a proceso por falta de pruebas.

Desde ese momento no dejé en paz a la Fiscalía, jamás pensaron que dos años después una mujer trans trabajadora sexual iba a ponerlos contra la pared y los haría revirar y reconocer que lo hicieron todo mal, que faltaron al debido proceso y que violaron los derechos de Paola y los míos, tal como lo establece la recomendación 02-2019 que emitió la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México a la Procuraduría General de Justicia, quien aceptó la recomendación y ahora deben disculparse conmigo y repararse el daño a Paola y a mi.

Lo anterior es un logro histórico, pero no lo conseguí sola, en el camino mucha gente se fue solidarizando conmigo. En torno a mí se comenzó a construir una red de apoyo que me ayudó a sostener mi lucha y a sostenerme a mi misma. Fue en esos ires y venires que conocí a Equis Justicia para las Mujeres que ofrecieron apoyarme con los abogados para dar frente a la batalla legal para conseguir justicia para Paola.

Desde lo legal tenemos muchos logros sumados, a regañadientes la Fiscalía tuvo que emitir una orden de aprehensión en contra del homicida de Paola y además a golpe de amparos mis abogados consiguieron medidas cautelares para garantizar mi seguridad ya que a los pocos días del crimen fui amenazada de muerte. El caso de Paola vino a educarnos a todos, yo misma he aprendido con ella, ella me vino a enseñar el camino de la lucha, que hasta la fecha no le veo fin porque desde que la CDH emitió la recomendación a la Fiscalía y ésta la aceptó, el proceso de reparación del daño sigue congelado, y el homicida de Paola aún se encuentra libre.

Pese a todo lo anterior y lo tortuoso de este caminar, como resultado de este camino de lucha el 2 de abril del 2018 fundé mi asociación civil Casa de las Muñecas Tiresias y con ella pude formalizar y profundizar el impacto de mi trabajo. Desde ese año hasta la fecha he trabajado con un grupo de personas que se han sumado a la tarea de ayudar a personas en situación de vulnerabilidad como trabajadoras sexuales, usuarios de drogas, personas que viven con VIH, personas privadas y ex privadas de la libertad, no importando su orientación sexual, identidad o expresión de género.

Ahora en estos momentos me encuentro viviendo un sueño hecho realidad, el 16 de diciembre de 2019 me fue entregado en comodato el inmueble que actualmente opera como el primer albergue para mujeres trans en la Ciudad de México y que lleva el nombre de mi compañera asesinada. Casa Hogar “Paola Buenrostro”, un espacio donde las mujeres que llegan pueden encontrar afecto, empatia, pero sobre todo un espacio de oportunidad donde puedan decidir recuperar los derechos que les fueron arrebatados por defender su identidad, donde pueden visualizarse más allá del trabajo sexual, porque eso es lo que nos falta a las mujeres trans, la oportunidad de ser parte de un hogar, de aprender, de recibir educación, de vivir una vida como la del resto de personas privilegiadas cuyo sexo biológico no les jugó en contra de su identidad.

Como lo dije anteriormente Paola dio su vida para hacer un cambio de paradigma, su muerte nos permitió encontrarnos entre nosotras mismas desde la sororidad, encontranos con la sociedad y encontrarnos con otros sectores de la diversidad que tiempo atrás poco sabían de nuestra existencia. Desde aquel día 30 de septiembre de 2016 las mujeres trans comenzamos a existir y ahora lo que nos queda por delante es recuperar nuestros derechos y ocupar el lugar que nos corresponde. Conquistar nuestra feminidad para luego destruirla si así lo deseamos, reinventarnos en ella y romper los esquemas de dominación machista y los estereotipos. Ahora, los que nos queda por delante es consumar nuestra venganza y ser felices.


Kenya Cytlaly Cuevas Fuentes Directora General

Casa de las Muñecas Tiresias, A. C.

Casa Hogar “Paola Buenrostro”

62 vistas

Casa de las Muñecas Tiresias

Casa de las Muñecas Tiresias es una Asociación Civil que se dedica a luchar por los derechos humanos de poblaciones vulnerables.

Correo: munecas.tiresias@gmail.com

Teléfono: 5543174334 / 5581694512

Recibe notificaciones mensuales

© 2020 by Casa de las Muñecas Tiresias A.C.